12 de septiembre de 2014

Reseña Ochenta melodías de pasión en amarillo ~ Vina Jackson

¡Buenos días!

Hoy os traigo la reseña de un libro con algo de controversia. Desde el principio AVISO: este libro tiene escenas de BDSM, M/F, M/F/F, lenguaje gráfico y situaciones que algunos lectores podrían considerar desagradables. Ya os hablé de él en la sección Qué estás leyendo de hace unos días y os comenté que no me estaba gustando mucho, pero al final me convenció más de lo que pensaba.

Título: Ochenta melodías de pasión en amarillo
Título original: Eighty Days Yellow
Autor/a: Vina Jackson 
Editorial: Maeva
ISBN:  9788415532507
Encuadernación: Rústica
Páginas: 336
Fecha de publicación: Febrero 2013


Enseñado en el IMM #28 ~ Marzo 2013

Saga Eighty Days
1) Ochenta melodías de pasión en amarillo
2) Ochenta melodías de pasión en azul
3) Ochenta melodías de pasión en rojo
3.5) Ochenta melodías de pasión en ámbar

Sinopsis:
Estimulante, seductora, atrevida...
Tras la pérdida accidental de su violín, Summer acepta la proposición de un extraño llamado Dominik que se ofrece a regalarle un valiosísimo violín si ella toca en privado para él. La atracción entre los dos es inmediata y su intensa conexión los llevará a explorar sus deseos más inconfesables.

Puntuación:


Opinión:
Cuando empecé este libro no sabía qué esperar de él, no había leído muchas reseñas y no sabía la opinión general de la gente. Pensaba que después de haberme leído 50 sombras de Grey este libro no iba a aportarme mucho. Sin embargo, estaba totalmente equivocada, sería como decir que una vez que has leído Crepúsculo, todos los libros de vampiros son iguales.

Al principio se me hizo un poco lento porque conocemos a una Summer que está aburrida de su vida, sale con un tipo que la tiene muy controlada, no le deja hacer nada y ella es una persona bastante espontánea y creativa. Ella suele tocar el violín en el metro y tras una pelea de borrachos, el instrumento con el que se gana la vida queda totalmente inservible. Inesperadamente, un día recibe un mensaje donde le preguntan qué estaría dispuesta a hacer por conseguir un violín nuevo y le propone un reto. Summer decide aceptarlo dada la situación tan precaria en la que se encuentra.

Dominik es el hombre que se quedó prendado de su música un día que la escuchó tocar en el metro y desde entonces la ha estado buscando. A través del periódico se entera de lo que le sucedió a Summer en el metro y se pone en contacto con ella para proponerle una serie de juegos. Estos juegos comienzan siendo algo inocente: tocar desnuda para él delante de otra gente (que tendrá los ojos tapados), tocar para Dominik, que estará en compañía de alguien, mientras ella tiene los ojos cerrados, etc. Pero poco a poco estos juegos se volviendo algo más oscuros y complicados según avanza la historia.

Al mismo tiempo que tiene lugar este juego erótico, Summer va descubriendo paralelamente todo un mundo de lujuria  y erotismo de la mano de diferentes personajes. Aquí es donde he encontrado algunas  de las escenas que más me han gustado y sorprendido. Sin embargo, más adelante Summer y Domenik dejan de verse y la vida de Summer da un giro de 360º cuando conoce a otro personaje que le mostrará un mundo mucho más cruel y egoísta: el mundo de los amos y las sumisas. Todo el mundo trata de convencer a Summer de que es una sumisa y tratan de convertirla en eso. Debido a la fragilidad emocional en la que se encuentra Summer, termina metiéndose en un mundo mucho más perverso y retorcido del que Dominik le había enseñado. Esta parte es la que más me ha desagradado en cuanto a las escenas que podemos encontrar porque considero que en esta parte se deja muy de lado el plano emocional de los personajes para dar rienda suelta a los placeres personales de cada uno.

En cuanto a la parte erótica, me han gustado algunas de las situaciones nuevas que presentan. En 50 sombras nos encontramos siempre escenas entre dos personas pero en 80 melodías creo recordar que no hay ninguna, siempre nos encontramos tríos, orgías, etc. También asistimos junto a Summer a algunos bares-discotecas “especiales” donde se puede aprender mucho sobre el mundo del BDSM.


En cuanto a los personajes, Summer me ha parecido bastante plana, caprichosa al principio y pusilánime después. Cuando se ve envuelta en el mundo de las sumisas, no hace nada por salir de él. Esta parte me ha resultado un tanto anguistiosa esta parte porque Summer es consciente de las cosas que le están pasando, sabe que no es sano ni bueno, pero no es capaz de salir de ello, es como si al principio se dejara llevar hasta que ve que está montada en un tren sin frenos y no se siente capaz de bajarse. Sin embargo, al final Summer nos sorprende bastante con una decisión que toma, que quizá sea lo que ha hecho que mejorara mi opinión del libro.

¿Habéis leído el libro? ¿Os gusta la temática o ya os habéis cansado de tanto "Grey"? ¡Contadme! ^_^