15 de junio de 2014

Reseña La gente feliz lee y toma café ~ Agnès Martin-Lugand

Título: La gente feliz lee y toma café
Título original: Les gens heureux lisent et boivent du café
Autor/a: Agnès Martin-Lugand           
Editorial: Alfaguara
ISBN: 9788420416533
Encuadernación: Rústica con solapas
Páginas: 208
Fecha de publicación: 05/02/2014


Enseñado en el IMM #37 ~ Febrero 2014

Sinopsis:
Tras la muerte de su marido y de su hija en un accidente, Diane lleva un año encerrada en casa, incapaz de retomar las riendas de su vida. Su único anclaje con el mundo real es Félix, su amigo y socio en el café literario La gente feliz lee y toma café, en el que Diane no ha vuelto a poner los pies.

Decidida a darse una nueva oportunidad lejos de sus recuerdos, se instala en un pequeño pueblo de Irlanda, en una casa frente al mar. Los habitantes de Mulranny son alegres y amables, salvo Edward, su huraño y salvaje vecino, que la sacará de su indolencia despertando la ira, el odio y, muy a su pesar, la atracción. Pero ¿cómo enfrentarse a los nuevos sentimientos? Y luego, ¿qué hacer con ellos?


Puntuación: 


 Opinión (SPOILERS):
Nada más ver el título de este libro supe que quería leerlo, me llamó la atención enseguida a pesar de que la portada es bastante sosa. Un amigo supo que quería leerlo y me lo regaló, con dedicatoria incluida, así que según cayó en mi manos, me lo leí.

Como siempre pasa con un libro en el cual tienes las expectativas muy altas, no llegó a estar a la altura. Me esperaba un libro con una protagonista a la que le gustara mucho leer y pasara las horas muertas disfrutando de los libros con una taza de café al lado, que supiera de todos los autores y géneros. Sin embargo, me topé con una mujer dueña de un café literario que ha perdido a su marido y su hija y con ellos todas las ganas de vivir y de leer.

Después de un año sin salir de casa y después de haber perdido el contacto con prácticamente todos sus familiares y amigos, Diane decide reaccionar. Para estar en paz consigo misma y cerrar el capítulo de esta pesadilla decide viajar a uno de los lugares que su marido siempre quiso visitar: Irlanda. Se traslada a un pequeño pueblo y alquila un chalet para ella con sus recuerdos. Todos en ese pueblo con un encanto, menos su vecino, Edward, un hombre gruñón y huraño que no quiere saber nada de ella.

Hasta aquí, el libro iba más o menos bien, a pesar de ser terriblemente lento, pero a partir de este momento empieza la decadencia más absoluta. El argumento se vuelve de lo más previsible y se hace aún más tedioso y aburrido. Edward y Diane, que desde el primer momento se han odiado, de repente sienten una atracción muy fuerte el uno por el otro, pero los dos tienen demonios en su interior que les impiden entregarse plenamente. Después de muchos tira y afloja, de algunos me-trago-mi-orgullo-por-ti. 

Cuando ya parece que la realción puede funcionar, de repente aparece una exnovia de Edward que asegura que aún siguen juntos y se quieren. Diane no se da por vencida y lucha para conseguir al “hombre que ama”, consigue abrirle los ojos y hacer que se dé cuenta de que es una mujer que le ha vendido una imagen de sí misma que no coincide con la realidad. Y una vez que por fin Diane ha conseguido lo que quería, decide que ya se ha curado, que ha vencido a sus demonios, que tiene ganas de volver a París y deja plantado al pobre Edward.


El libro me ha sacado de quicio en muchos puntos pero justo con este final ha conseguido sacarme de mis casillas por completo. Diane me parece una mujer caprichosa que sólo se preocupa de sí misma, de lo que ella quiere en cada momento y el resto no le importa. Juega con la gente y no se da cuenta del esfuerzo que hacen los demás para que ella supere su depresión. Y cuando por fin parece que va a ser feliz, que ha encontrado una nueva vida en un lugar diferente con una persona que la quiere, decide dejarlo todo de nuevo para volver a París a retomar su vida donde la dejó. 

Es una lástima que el libro haya sido una decepción, porque tenía muchas ganas de leerlo. Empieza muy flojito, le falta emoción y acaba con un final bastante decepcionante. A pesar del título tan bonito que tiene no lo recomiendo.